Santa Cruz-Tierra de la Cordialidad : http://www.santacruz-cajamarca.com


El Cerro y el Diablo
abril 26, 2007, 10:40 am
Filed under: Mitos y Leyendas

El señor Antenor Rojas Palma de caserio Molinopampa criaba sus toros en cerro Tolon.
Un día se fue en busca de una yunta para trabajar; se demoro dos días y encontró solo un buey. Al tercer día lo encontró al otro cerca de una cueva. Como él estaba con su guayaca de coca, bien armado, con su machete y su perro, se fue derecho a echalo lazo al toro, pero el toro corrió adentro’e la cueva y don Antenor resulto profundizado dentro del cerro, en el cual encontró un hermosisimo pueblo con barrios, valles, con sus trapiches y bien iluminado. Había gente con varias cabezas y colas en abundancia en el pueblo y como conocidos paisanos encontró a los siguientes señores;

1.- Augusto G., como administrador del pueblo
2.- Pofirio D., Controlador de los trabajadores
3.- Jose Eloy R., como cocinero
4.- Y la Bruja Nativa de Chacapampa lo encontró de mula carreadora de caña.

Algo raro le pareció que do Porfirio y don Eloy eran gente vivía en ese entonces. A él le pareció que estaba en el valle de Llanguat o Santa Rosa donde trabajaban esos señores. Pero no era así.
Se le presento el rey del trabajo que era el diablo. Entonces don Antenor le pregunto por su toro y el diablo le contesta que si existía., pero que ya no le iba a entregar y ni tampoco el animal se le arrimaba.
Entonces el rey le dijo “Ai te voy a comprar el toro, pero cuando tu trabajes y termines este par de llanques que es de mineral”, y era de cobre. Y don Antenor se comprometio y se fue a trabajar. Los diablos le exigieron que botara “esa cochinada de su boca”, pero el no botaba su coca, comía así nomas y eran dos con su perro. Hasta que se encontró con la hija del diablo, una hermosa reina y se enamoro de ella. Ella le pregunto,”¿Por cuanto tiempo vas a estar aquí?” y él le contestó “Mi compromiso es hasta terminar los llanques”, y la reina le dijo que así en desgasto no lo iba a terminar nunca. “Y si tú quieres salir, rompelo con tu machete y llevalo en retazos a enseñarlo a mi padre”.
Don Antenor obediente, de tres días que estaba, lo destruyo el mineral con el machete. Ya tenia miedo porque veía a los diablos que lo comían a los muertos y lo debocaban diablitos.
Se fue al rey y le entrego los llanques rotos. El rey le dijo “Que ¿Tan pronto lo acabaste?. Se ve que eres buen cholo, pero mi compromiso es compromiso. Toma tu paga por el toro”, y le pagó un cesto de chancaca y una manilla de plátanos, y le dijo “Vete”.
Don Antenor salió muy descontento porque un toro no iba a valer un cesto de chancaca y una manilla de plátanos, pero como tenía miedo se vino así no mas. El rey le había dicho que al llegar a la salida la puerta del cerro iba a estar cerrada y que para que se abara que le diga así “Abrite culantro, cerrate perejil”. El lo hizo así y salio, pero al salió, pero al salir, la chancaca y los plátanos se habían convertido en oro y del peso ya no podía cargarlo. Don Antenor tuvo que buscar un flete* para llevarlo. Regreso a su casa como de un sueño. El pensaba que había demorado tres días cuando en verdad se había demorado una semana; decía que era miércoles cuando era viernes.
Fuente : El Cerro y el Diablo

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: